lunes, 16 de noviembre de 2015

LA INDEPENDENCIA DE LOS JÓVENES. Maribel Sorell 2º Bach

La crisis puede ser uno de los factores condicionantes de la no independencia de los jóvenes, pero ¿realmente es esto lo que les frena a no emanciparse?


El alto índice de paro en la juventud y la precariedad laboral son causas directas que frenan a la población menor de treinta años a salir del hogar familiar. Incluso aquellos que gozan de un puesto de trabajo, no pueden plantearse el hecho de independizarse por los bajos salarios y la efímera vida de sus contratos laborales, también tenemos a esos becarios que con mucha frecuencia tienen una remuneración económica menor al salario mínimo establecido. Por lo tanto, ¿de qué forma puede la juventud hacer frente al pago del alquiler de una vivienda? Luego nos encontramos con aquellos jóvenes que por distintas razones pertenecen a la “generación nini” ,es decir, que ni estudian, ni trabajan, por lo que no tienen ninguna forma de autogestionarse en la vida. En otros casos, los hay que disfrutan de esa “falsa” independencia gracias a la ayuda económica familiar. Hay estudios que indican que la emancipación no viene dada por los fuertes vínculos familiares existentes en los países mediterráneos, y por las causas anteriormente mencionadas, puesto que en momentos económicos más prósperos tampoco los jóvenes tomaron la iniciativa para hacerlo debido a que están más cómodos en el entorno familiar porque ven un horizonte lleno de posibilidades como: viajar y conocer mundo sin tener que preocuparse de las obligaciones que conlleva la independencia.

En resumen, tenemos a aquellos jóvenes que no se pueden independizar debido a su escaso salario, y a aquellos que no se independizan porque prefieren llevar una vida llena de caprichos y comodidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada