martes, 23 de mayo de 2017

LA IMAGEN QUE PROYECTAMOS DE NOSOTROS




¿Somos como decimos ser?  ¿Somos lo que queremos ser? Reflejar la idea justa que pretendemos proyectar es tan difícil, sobre todo por el tipo de vida contemporánea que vivimos.

Ya lo decía Calderón de la Barca, "La vida es un teatro" en la que cada uno representamos cientos de papeles muy diferenciados, dependiendo del contexto sociocultural en el que nos encontramos. Y entre esos roles se encuentra el de conseguir un puesto de trabajo compitiendo con cientos de aspirantes. Creo firmemente que en los cinco primeros minutos el 50% de nosotros desnudamos nuestra alma al primero que se nos ponga delante ¿Cómo nos sentiríamos si al hablar con un candidato a un trabajo estuviera leyendo una revista cualquiera? Para una primera impresión no hay segundas oportunidades. Debemos ser honestos con nosotros mismos para proyectar también en las redes sociales porque es el escaparate moderno al que incluso las empresas acuden para conocer nuestro perfil psicológico Tenemos, pues, que cuidar al máximo nuestra indumentaria, modales, gestos y palabras. 



Para  concluir, el cuerpo no sabe mentir y podemos incurrir en contradicciones entre nuestras palabras y nuestros gestos. Debemos infundir confianza en los demás a través de nuestra carta de presentación: nuestra imagen. 

domingo, 2 de abril de 2017

MUJERES DE LA GENERACIÓN DEL 27. AITANA ALBERTI LEÓN

Aitana Alberti León, hija del poeta gaditano Rafael Alberti y de María Teresa León, también poeta, escribió este bellísimo poema a Anna Frank en su libro Las flores del bien, dedicado a mujeres literatas que de un modo u otro han quedado silenciadas.


A Ana Frank
Con el alma apretada de dolor,
el trigo derramado por el suelo,
las ratas muertas,
el corazón sangrante,
la frente sudorosa
y la mano dormida.

Con la miseria negra por las calles,
los aviones rasgando las estrellas,
la mar alerta,
el cadáver deshecho,
el puñal escondido
y la muerte que espera.

Con las casas vacías
sin estela,
surgiste de la bruma,
niña azul de la guerra,
el pecho transparente
y en el pecho una estrella.

Con la noche de espanto y de misterio
te mataron el alma.
Sin brújula tu cuerpo,
sin color las pupilas,
y tu sangre corriendo
como el agua.

Buenos Aires, 1954

MUJERES DE LA GENERACIÓN DEL 27. ZENOBIA CAMPRUBÍ

Juan Ramón Jiménez escribió este bello poema a su esposa, secretaria, enfermera, editora, en fin, su sostén emocional. Lo he conocido ahora y me ha impresionado. Aquí os lo dejo.




ZENOBIA

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ


Me he convertido a tu cariño puro
como un ateo a Dios.
¿Lo otro, qué vale?
Como un pasado oscuro y andrajoso
puede todo borrarse.

¡Borrarse, sí! Las rimas bellas
que no cantan tu amor; sus matinales
alegrías sin ti; sus tardes líricas
en cuya paz no me miraste;
las noches cuya clara luna llena
no deslumbró tu candoroso ángel.
El cielo de tu gracia
será el comienzo y el final. En balde
quieren los lobos asaltar la cerca
en donde tus ovejas blancas pacen.
No quiero más que un oro y es el oro
que emanan tus sentidos inmortales.

¡Solo tú, solo tú! Sí, solo tú.
Yo no he nacido, ni he de morir. Ni antes
ni después era nada, ni sería
nada yo sino en ti.
Y los rosales
que has colgado en mi alma -¡con qué encanto!-
a ese sol viejo y nuevo me entreabren
sus rosas en que el cielo se repite
cándido y múltiple en sus cálices.

viernes, 24 de marzo de 2017

LIBROS QUE "ENGANCHAN" A LOS ADOLESCENTES A LA LECTURA

                                                                                                                                                                         Estas recomendaciones de libros las han hecho alumnas de la profesora Teresa, autora del gran blog Diente de león  . Cojo esta entrada prestada porque me parecen libros interesantes que "enganchan"  a la lectura a nuestros alumnos adolescentes.                          


Estos son los libros que Emma y Lorena te recomiendan y lo que te cuentan sobre cada uno para que te animes:

Divergente (Veronica Roth): es el primer libro de una trilogía que se llama igual que este libo. Es un futuro donde se divide a las personas en facciones (grupos) según como actúan en una prueba que se realiza obligatoriamente. Las facciones son Osadía (valientes), Erudición (inteligentes), Abnegación (altruistas), Verdad (siempre dicen la verdad aunque no quieran oírla), Cordialidad (pacíficos). Beatrice, la protagonista, tiene 16 años y vive en Abnegación. Ella tiene que hacer la prueba de aptitud ese año. Le sale que es "divergente", lo que significa que se le da bien más de una facción y tiene que ocultarse en una facción porque para los líderes es peligrosa, ya que no puede ser controlada.



Bajo la misma estrella (John Green): una chica llamada Hazel tiene metástasis en los pulmones: se le llenan de agua y un día, en el grupo de apoyo al que le obligan a ir sus padres porque creen que está deprimida, conoce a Augustus Waters, que tuvo cáncer. Empiezan a ser amigos y Hazel le recomienda un libro a Augustus, que hace que viajen a Amsterdan a conocer al autor y vivir una gran aventura.







Corazón de mariposa (Andrea Tomé): la protagonista, Victoria, sufre anorexia y su novio acaba de dejarla. POr la tristeza se mete al baño de un bar donde Kenyi la encuentra en un charco de sangre. Se acaban dando cuenta de que los dos comparten las cicatrices en las muñecas. 









Ciudades de papel (John Green): Quentin está enamorado de Marga, su vecina, que entra una noche por la ventana de su cuarto y le pide su coche para hacer umas cosas. Tras esa noche, Marga desaparece dejando pistas para que Quentin la encuentre.









Delirium (Lauren Oliver): en un futuro, la gente piensa que el amor es malo y hacen una operación a los 18 años para no enamorarse, pero Lena, que es la protagonista, antes de la operación se enamora y tiene que superar adversidades para estar con la persona que quiere. 









Memorias de Idhum (Laura Gallego): un chico llamado Jack un día vuelve a su casa del instituto y ve a sus padres muertos por culpa de un mago. Desde ese día, Jack se une a la Resistencia y viaja a un refugio fuera de la Tierra, donde conoce a Victoria y dos magos más que le ayudan a vengar la muerte de sus padres. 








Donde los árboles cantan (Laura Gallego): el reino de Nortia es invadido es invadido por bárbaros y Viana es obligada a casarse con uno de ellos. Pero una noche, Viana mata al bárbaro sin querer y tiene que huir para que no la maten a ella. A partir de ahí vivirá en el bosque con un hombre que le ayudará a aprender a luchar.








Los juegos del hambre (Suzanne Collins): Katniss, la protagonista, vive en el distrito 12, de una sociedad dividida en 12 distritos y el Capitolio (donde están los que mandan). El Capitolio cada año , el día de la cosecha, realiza un "reality show" llamado "Los Juegos del Hambre". Entonces Primm, la hermana de Katniss, sale en el sorteo para ir a los Juegos, pero Katniss se presenta voluntaria para ir en su lugar. En los Juegos, ganar significa fama y riqueza, y perder es una muerte segura.




martes, 14 de febrero de 2017

Gloria Fuertes y su nota biográfica

Ayer escuché en la radio este poema, desconocido para mí, sobre la vida de esta poeta. Este año, aprovechando que se celebra el centenario de su nacimiento, tendremos la oportunidad de conocer su obra más profundamente. Aquí os dejo tanto el poema como su declamación por ella misma.






Nota biográfica

Gloria Fuertes nació en Madrid
a los dos días de edad,
pues fue muy laborioso el parto de mi madre
que si se descuida muere por vivirme.
A los tres años ya sabía leer
y a los seis ya sabía mis labores.
Yo era buena y delgada,
alta y algo enferma.
A los nueve años me pilló un carro
y a los catorce me pilló la guerra;
a los quince se murió mi madre, se fue cuando más falta me hacía.

Aprendí a regatear en las tiendas
y a ir a los pueblos por zanahorias.
Por entonces empecé con los amores
-no digo nombres-,
gracias a eso, pude sobrellevar mi juventud de barrio.
Quise ir a la guerra, para pararla,
pero me detuvieron a mitad del camino.
Luego me salió una oficina,
donde trabajo como si fuera tonta
-pero Dios y el botones saben que no lo soy-.

Escribo por las noches
y voy al campo mucho.
Todos los míos han muerto hace años
y estoy más sola que yo misma.
He publicado versos en todos los calendarios,
escribo en un periódico de niños,
y quiero comprarme a plazos una flor natural
como las que le dan a Pemán algunas veces.

Gloria Fuertes
(Antología y poemas del suburbio, 1954)

Influencia de la familia a la hora de escoger los futuros estudios

“Deja, que ya decido yo porque sé a lo que quiero dedicarme” Esto es lo que todo adolescente con la suficiente preparación y autoestima debería ser capaz de comunicar a su familia. Pero no resulta tan fácil porque ¿qué carrera escoger?  ¿En qué universidad? Es una decisión que abre y cierra puertas a nuestro futuro recorrido laboral.
En primer lugar, los padres desean siempre lo mejor para sus hijos por lo que intentan convencerles para que escojan las carreras con las que ellos piensan que estos puedan ser felices a la par de poderse ganar la vida dignamente. Además, muchas veces esta  presión que a los 17 años ejercen los padres viene provocada  porque ellos no han tenido la oportunidad de estudiar lo que deseaban y revierten en sus hijos esa insatisfacción personal. Los progenitores de ahora pecamos de sobreprotectores y queremos evitar la frustración, necesaria para aprender lecciones de vida. Ya decía Machado: “con las amarguras viejas he creado blanca cera y dulce miel. Incluso esa imposición familiar es causa de una “genealogía profesional” de un negocio o profesión de varias generaciones. Es preciso que ese  grado universitario sea totalmente vocacional para que junto a las aptitudes que el estudiante posea, desarrolle una carrera de éxito y se convierta en un objetivo de su felicidad personal.

En conclusión, los estudiantes deben dejarse aconsejar por sus familiares puesto que tienen más experiencia en la vida laboral, pero siempre han de ser ellos los que tengan la última decisión y sobre los que recaiga la responsabilidad de haber escogido su futuro universitario, es decir, su futura filosofía de vida. Los padres debemos tener el papel de guías, no de protectores. Si se equivocan, que se levanten y comiencen a caminar de nuevo.