domingo, 7 de junio de 2015

¿SE DEBE AUMENTAR LA PENA A LOS MENORES? . Javier Martínez Mariscal. 2º B

El crimen acecha en cada esquina, en cada rincón de desprecio y la marginación. Incluso en cada vivienda puede ocultarse el ser oscuro del hombre, pero, ¿cómo afrontar la caza de delincuentes?

El mundo del crimen se ha perpetuado desde se ha perpetuado desde los orígenes del ser humano, se genera conflicto entre los pícaros y las víctimas, pero no es fácil erradicarlo. El sistema judicial se va perfeccionando, se trata de buscar un castigo adecuado para cada delito que corrompe la integridad humana. Sin embargo, permanece una tara, una espina en este complejo mundo, que a pesar de refinarse, es incapaz de determinar una pena concluyente para los menores. Son un reto para toda moral, el crimen sigue siendo el mismo, pero se escudan con la falta de desarrollo de la conciencia. Este muro de defensa se cimienta en la ausencia del completo apogeo de la moral psíquica, impidiéndoles ser conscientes de sus actos, ¿puede un crimen atroz ser zanjado con una inflamación tan endeble?¿la culpabilidad depende de cuando el delincuente llegó al mundo? Irremediablemente surge un gran dilema, aunque siendo realistas, puede resolverse fácilmente. Se defiende al inocente niño inmaculado y angelical, algunos han cometido crímenes que estremecerían al mismo diablo.


Recapitulando sobre los delitos en menores, la sangre fría está presente desde sus primeros pasos. Los analistas han caracterizado una tríada presente en todos los psicópatas (enuresis, piromanía y maltrato animal). La falta de empatía no aparece con los años, está presente desde la llegada al mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada