domingo, 15 de diciembre de 2013

GERMÁN Y EL MEDALLÓN. NARRACIÓN DE PABLO FERNÁNDEZ LÓPEZ. 1º ESO C

Os pongo aquí este pedazo de redacción escrita por un alumno mío de 1º de ESO, que promete y mucho. Leyendo este trabajo fruto de trabajo y ahínco por aprender a escribir, los profesores de Lengua nos reconciliamos con el sueño de que lean y se conviertan en creadores de la palabra. Gracias, Pablo, por hacerme tan feliz.

GERMÁN Y EL MEDALLÓN






Germán era un muchacho de pelo castaño, mediana estatura, complexión fuerte y ojos, que más que verse se adivinaban, detrás del flequillo que caía sobre ellos. Era valiente y  atrevido, pero muy formal.

Iba caminando esa noche de julio a la luz de las farolas cuando le pareció ver algo moverse entre los matorrales del parque. Sin pensárselo dos veces se acercó al lugar donde había avistado aquel movimiento. No estaba a más de dos metros cuando, de entre la hojarasca salió un encapuchado que, al detectar su presencia, corrió en dirección al bosque de las afueras. Cuando quiso reaccionar, el hombre, ya se había refugiado en la oscuridad. Perplejo por lo sucedido, decidió regresar a su casa después de una larga caminata nocturna.

Era un pequeño apartamento, no muy lejos del lugar donde se habían producido los escalofriantes hechos. Lo utilizaba básicamente para descansar, porque el resto del tiempo lo pasaba en la universidad o en la calle. Era más bien cuadrado con una cocina conectada al comedor mediante una ventana, un baño y su habitación, donde pasaba la mayoría del tiempo en aquel lugar y hacia a donde se dirigió para descansar y poner sus ideas en orden.

Al día siguiente, intranquilo decidió volver al lugar de la noche anterior para esclarecer lo que allí aconteció. Cuando llegó lo único que encontró fue el arbusto del que había emergido aquel misterioso personaje destrozado. Al rebuscar entre las hojas encontró, para su sorpresa, un paraguas roto y un medallón de oro con un rubí incrustado. –Se le habrá caído a “mi amigo” al huir -pensó- Debería buscarle para aclarar lo que está pasando-.

Lo único que se le ocurrió en aquel momento fue el ir al bosque, a buscar pistas sobre el medallón, y su dueño, claro está. Allí encontró pisadas recientes  y ramas rotas, clara señal de que alguien había estado en ese lugar a oscuras. Continuó por la linde hasta llegar a un claro al que, para su grandísima sorpresa, se dirigía el mismo personaje protagonista principal de sus pensamientos, con un bastón para ayudarse a superar los altibajos del bosque. Salió a su encuentro blandiendo el medallón que había encontrado tan solo unos momentos atrás.

-¿Quién eres? -preguntó sin pensarlo dos veces- ¿Y por qué te escondías en los matorrales anoche?-. Sin opción de replicar ni de salir corriendo, el aludido decidió revelar su identidad y quitándose la capucha respondió: -Está bien, veo que ha llegado el momento de decirte quien soy - dijo con una voz dulce y serena – me llamo Alicia.
Era una joven hermosa, rubia, alta y de mirada decidida pero a la vez cariñosa. – Veo que has encontrado mi medallón – dijo. - ¿Qué es? – preguntó Germán. – Ese medallón que tienes en tus manos es la llave a un tesoro oculto en este pueblo. Utilizando este medallón se puede abrir la puerta que lo oculta. Llevo varios meses informándome hasta que la pasada noche encontré el medallón en el parque. Cuando vi que te acercabas me escondí por miedo a que me descubrieran, pero veo que tu ya lo has hecho -. - ¿Y dónde está ese tesoro? – Preguntó el muchacho – Entonces, ¿me ayudaras? – Rebatió ella – Con una condición, ese tesoro no solo será para nosotros, tengo amigos aquí que están pasando necesidades, quiero ayudarlos – sentenció Germán – Entonces pertenecemos a la misma causa, yo vine a por el tesoro porque mi familia y yo estamos pasando necesidades – explicó Alicia – vamos pues.
   Germán siguió las indicaciones de la muchacha hasta la gruta donde se debía encontrar el tesoro. – Aquí hay un muro. – dijo Germán – Ya, pero mira en ese lado, debería haber un hueco para el medallón. – apuntó la muchacha – Sí, voy a probar - .
Nada más introducir el medallón en su emplazamiento el muro de piedra comenzó a moverse hacia un lado. Dentro se podía ver un pasillo labrado en la roca gracias a la linterna que Alicia llevaba consigo. Al fondo un portón de madera que te regalaba la vista a una pequeña estancia con una mesa y tres cofres en el centro de la misma.

- Aquí hay un papel. - dijo Alicia - Déjame ver - pidió Germán - hay algo escrito: En uno de estos cofres se encuentra la llave que abrirá el camino hacia el tesoro, pero en los otros dos la muerte acecha. Solo un corazón puro encontrará la solución.
- ¿Qué quiere decir con lo de corazón puro? - Preguntó Alicia - Creo que la respuesta está en estos cofres. Fíjate. -
No se habían fijado hasta ese momento pero los cofres estaban fabricados con el mismo material pero con distintas gemas incrustadas: en el primero oro, en el segundo plata y en el tercero cristal. - ¿Cuál crees que es? - Preguntó Alicia - Yo creo que es el oro: es un mineral puro -. - No, no puede ser el oro - replicó Germán - dijo que debía encontrarlo alguien con corazón puro y eso significa que no debe ser avaricioso, creo que es el cristal -. Tienes razón abramos ese - dijo Alicia.
Temerosos los dos jóvenes, junto, empezaron a levantar la tapa. - Es la llave - exclamó Alicia - Bien, nos falta la cerradura - dijo Germán - No creo que sea un problema - apuntó Alicia - Hay un pequeña ranura en la pared. creo que es ahí.

Germán introdujo la llave en su lugar y la giró un cuarto de vuelta antes de que la pared empezara a ocultarse en el suelo. - ¡Es el tesoro! ¡Ahí está! - Exclamó eufórico Germán - Sí, nuestros esfuerzos bien han valido la pena - añadió Alicia.

Y cuentan que, desde ese día el pueblo empezó a recuperarse económicamente ayudando también a las comarcas cercanas. Y la cueva fue examinada por arqueólogos y abierta al público, lo que se convirtió en una fuerte atracción turística.


Pablo Fernández López 1ºC

6 comentarios:

  1. Hola Carmen, soy la abuela de Pablo, quiero darte las gracias por las bonitas palabras dedicadas a mi nieto..la verdad es que siempre ha sido un niño muy maduro para su edad, en todas las etapas de su corta vida, lo digo, porque le he criado desde que tenía cuatro meses, y le conozco a fondo, es un buen niño y muy inteligente..
    Repito las gracias, un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ustedes por haberle educado tan bien.

      Eliminar
  2. Enhorabuena y que sigas recogiendo todo lo que vas sembrando con tanto trabajo e ilusión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo,tienes la gran suerte de que te queda una larga vida por delante para seguir dando este ejemplo de superacion en todo lo que te propongas, aparte de todo .Una gran persona,,,,,,,,,,,enhorabuena,

      Eliminar
    2. Pablo, que contenta estoi sigue asi,te admiro .Enhorabuena,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

      Eliminar
    3. Pablo,te felicito.Enhorabuena

      Eliminar